lunes, 12 de enero de 2009

THC


Ya llegó el fin de semana, hoy estaré a su lado, el estará conmigo, la pasaremos como nunca y estoy apresurada por verlo. A penas son las cinco de la tarde, seguramente no ha salido de su trabajo, me pondré mi mejor vestido, el que a el más le gusta. Me intriga mucho lo tanto que le agrada que me vista de blanco papel sumado con el splash de coco, pues, esta noche lo sorprenderé, haré que su devoción por mi aumente hasta llegar a niveles infinitos, que nuestra unión se afiance más y que pasemos toda la vida juntos. 

Me encanta compartir con él, cada vez que estamos juntos, es como la primera ocasión. Recuerdo ese día, como si fuera ayer, ese momento se grabó en mi mente, aún siento en mi cuerpo como me tomó con su mano derecha y me hizo suya, el humo apasionado brotaba entre el y yo, mi aroma sombrío y sumiso fue descubierto por él, se apoderó de su humanidad, mi sustancia mágica e invisible surtía efecto en su corazón y en sus sentidos, sus labios en mi ropa blanca, su mirada perdida y su rostro de satisfacción. ¡Ohh qué noche! 

Bueno, ya son las diez de la noche, mi compañero está por llegar, me llevará a un concierto de música reggae de esos que le gustan a los jóvenes en la actualidad. Se que me invadirán los nervios cuando lo vea, pero pronto lo superaré. No puedo evitar que mi corazón palpite como tambor africano, y que mi mente vaya a dos mil revoluciones, pues, yo soy así, me encanta adelantarme a los acontecimientos y tener todo preparado. La hora de partir al concierto se acerca, hoy estaré derrochando mi belleza en el evento, lo que no me gusta de salir de fiesta es que siempre debo estar de incógnita, pero todos me conocen y saben que estaré allí. Algunos me mirarán con desdén y caras largas, otros me añorarán y lo darán todo por probar aunque sea una chispa de mi sabor. 

Al cabo de cinco minutos ya mi pareja pasa por mí y se le ve en los ojos que me ha extrañado a lo largo de la semana, me dice que le gusta mi vestido y que le mata mi aroma, se le hace agua la boca por besarme y tenerme, pero me doy mi puesto con el propósito de aumentar sus ansias y su desesperación, para que a media noche la unión de nuestros seres, sea lo más tierno, caliente, amoroso y sabroso de podamos experimentar en días.

Al llegar al local a eso de las diez y media de la noche, se nota una nutrida asistencia a dicho evento, lo cual hace ver que será una noche divertida llena de paz y armonía, una característica principal de los conciertos de Reggae. Al momento de entrar me lleno de tristeza y rabia al saber que una vez más tengo que estar confinada al encierro y al a clandestinidad, debido a la cultura y los prejuicios de la sociedad globalizada. Comienza la música, la gente sigue entrando y se inicia el derroche de actitud serena amenizado con bebidas alcohólicas. Espero que mi encierro termine pronto, puesto que, cada momento que pasa me siento más ansiosa, por que todos me vean, que el brillo de mi traje blanco casi transparente sea el más envidiado por todas y todos en esta velada.
Entre tragos y sonrisas la luna avanza en su conquista de centro del cielo y mi amante admirador deja ver mi figura entre sus amigos y los que están cerca de nuestro cerrado círculo de camaradas. Todos me admiran, sienten envidia por mí, también por el hecho de que saben que soy de él y jamás me compartirá con nadie. Comienza la banda a tocar, el público grita y un destello de luces invade el escenario para dar entrada a la primera canción. Mi amado me sorprende con un beso apasionado, la gente nos mira y no nos importa, es nuestro momento, el más esperado en días, intercambiaremos sentimientos de parte y parte. El me regala sus labios que me hacen sentir amada, yo le doy mi THC, el lo recibe con premura, el humo espeso que esparcimos por el lugar y el sabor a coco, se funde con nuestra felicidad y el deseo reprimido de estar juntos.

Después de quemarnos mutuamente durante varias veces, nos vamos del local y se termina nuestra cita, no durará en llamarme, seguramente pasarán un par de días, hasta que el llamado de pasión y las ganas de tocarnos nos unan de nuevo. Nuestra relación es intermitente pero estable, aunque el y yo sabemos que a la larga el se irá lejos, se casará y será feliz. En cuanto a mi, no es difícil encontrar a alguien que me ame y me quiera como él o mucho más, esa es mi naturaleza, soy como una abeja, voy de flor en flor absorbiendo todo el polen que puedo de las personas, hasta que se van definitivamente de mi vida. Por ahora lo disfruto estando junto a mi amado, otro vendrá y se irá, soy la perdición, soy el pensamiento fugaz, soy lo que mucha gente tiene entre ceja y ceja y lo disfruto. No habrá ley que pueda conmigo ni persona que pueda eliminarme, soy tan poderosa como una roca y destruyo todo lo que me propongo a destruir.

6 comentarios:

Pablo dijo...

Es tan bueno The History Channel...

Daniel Petit dijo...

Mmmmmm este bueno creo q estoy erotico, pero por favor me puedes decir que coño es THC.... jEJEJEJEJEJEJEJE, Buen Post...

Israel albornoz dijo...

Es el componente químico de la harina juana jajajaj GRacias tío, se está aprendiendo.

YaneR dijo...

No está muy lejos de la realidad este relato...

Tomas E dijo...

hahaha buenisimo de pana excelente!
solo algunos detalles que luego comentare en persona! pero en lineas generales! excelente redacción

Tomas E dijo...

hahaha buenisimo de pana excelente!
solo algunos detalles que luego comentare en persona! pero en lineas generales! excelente redacción